Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

¿Una elección incierta?

Publié le par JoSeseSeko

Photo: El Periódico

Photo: El Periódico

Las elecciones generales del 20-D pueden marcar una nueva etapa en la historia de España. Ninguna mayoría está visible, reforzando un escenario de gran coalición inedito. Los partidos Podemos y Ciudadanos están la llave de la votación.

El 20 de Diciembre es partido para una fecha decisiva en la historia española. Las elecciones generales están en una indecisión global. 40 años después la muerte de Franco y el volver de la democracia con los Borbons (Juan Carlos I y Felipe VI), la vida política española puede conocer un cambio importante en la fractura derecha-izquierda habitual.

Fin del bipartidismo

Hasta el año pasado, el bipartidismo entre el Partido popular (PP, derecha) y el Partido socialista obrero español (PSOE, centro-izquierda) fue dominante en el espacio político del país. Actualmente, el PP es en poder con Mariano Rajoy como Jefe del Gobierno (desde 2011), después siete años de gobierno socialista con José Luis Rodríguez Zapatero. Y gracias a este bipartidismo, la monarquía sigue su existencia, con Felipe VI ahora. Pero en 2014, las elecciones europeas señalan el primer sonido fúnebre del final para el bipartidismo. El "PPSOE" (semejante al "UMPS" en Francia) reunío 49% de los votos y 30 escaños sobre 54 (26% y 16 escaños para el PP; 23% y 13 escaños para el PSOE), cuando reunío 80,9% y 47 elegidos sobre 54 en 2009 (42,1% y 24 escaños para el PP; 38,8% y 23 escaños para el PSOE).

El sentimiento de fin del bipartidismo PP-PSOE se ha confirmado este año con las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2015. Tan el PP como el PSOE necesitan buscar aliados para gobernar comunidades autónomas mientras que en el pasado, gubernaban con la mayoría absoluta. Y sobre todo, perdien grandes ciudades. Barcelona y Madrid tienen alcades apoyados por Podemos, marcando una voluntad de cambio para los españoles.

¿Podemos o Ciudadanos?

Hasta ahora, el símbolo de cambio en la vida política española fue Podemos. Esta emanación del movimiento de "los Indignados" del 15-M de 2011, fundado en 2014 para las elecciones europeas, toma importancia en el mundo político y mediático español. El partido de izquierda radical de Pablo Iglesias entró rapidamente en la vida política con 5 escaños en las elecciones europeas, un posicionamiento de "hacedor de reyes" en Andalucía, etc. Con la evolución internacional, sobre todo en Grecia y el partido Syriza, Podemos se soñaba de ganar las elecciones generales del 20-D antes de discantar durante verano, y los sondeos marcan una caída en las intenciones de votos para Podemos. Entonces, Podemos paga la involución socialdemócrata de Syriza. Peor, el partido afirma ahora: "no podemos hacer más". Bastante cómico. Pero trágico porque la exposición mediática de Podemos bloquea otros partidos de izquierda radical, cuyo Izquierda unida (IU). La coalición formada con el Partido comunista de España e Izquierda republicana por ejemplo, es menos visibilizada, mientras que sus mítines llaman la atención de ciudadanos interesados por un proyecto de izquierda (cf enlace n°1). El candidato de la coalición, Alberto Garzón, enseña los colmillos hacia Podemos, afirmando en El País que Podemos ha "aceptado gran parte del discurso de la derecha". Al final, pienso desde un momento que Podemos aspira más los electores tradicionales de IU que los del PSOE y el apoyo continuado de Podemos a Syriza muestra un giro socialdemócrata de Iglesias y sus amigos.

En el otro lado del tablero de ajedrez político, hay la emergencia de Ciudadanos. Este partido de centro-derecha existe desde 2006 pero fue concentrado en Cataluña hasta este año, cuando su líder, Albert Rivera, y sus amigos, establecen una estrategia de desarrollo del partido en toda España. Las elecciones autonómicas y municipales mostraron la subida en potencia de Ciudadanos y ahora, los sondeos acreditan el partido de 20-22% de los votos, cerca del PSOE y antes de Podemos. Entonces, el sueño de gobernar España no es muy lejos para Rivera.

Volatilidad y recuperación

Aunque sea aseguro que el bipartidismo he muerto, no se sabe cual gobierno se constituirá después el 20-D. Los sondeos no encuentran una mayoría clara, testigo de la volatilidad de los electores españoles, marcados por la crisis económica, aunque se señale una recuperación de la actividad, con un paro que se disminuye esos últimos tiempos o una tasa de crecimiento superior a 3% del PIB por 2015 y 2016, según previsiones del Instituto nacional de estadística. Con estas noticias, el PP de Rajoy puede quedar el primer partido de España pero no es bastante fuerte para gobernar en solo.

En verdad, la incertidumbre alisa en estas elecciones y varios planes deben ser imaginados, en un caso dónde el PP sería vencedor si mayoria absoluta para él (o no).

  1. Alianza PP-Ciduadanos: lógica porque ambos partidos están defensores del liberalismo, del capitalismo. Pero los escádandalos de corrupción en el PP pueden enfriar Ciudadanos que hace de la lucha contra la corrupción, uno de sus principos.
  2. Alianza PSOE-Podemos: bastante lógica a causa de la evolución de Podemos, con la influencia de Syriza en su dirección. Pero ningún quiere aliarse, con miedo estando comido por el socio, como se hizo en Francia en la Unión de la izquierda en los años setenta, cuando el Partido socialista de François Mitterrand aspiró los electores del Partido comunista de Georges Marchais.
  3. Coalición PP-PSOE: la afimación del antiguo bipartidismo amenazado que se grupa para gobernar.
  4. Coalición PP-partidos nacionalistas: una cosa difícil a imaginar pero una gran parte de los movimientos nacionalistas en algunas comunidades autónomas (País Vasco, Galicia, etc.) se compone de partidos conservadores al nivel económico y social.

Sería interesante de ver los resultados, el 20-D por la noche o el 21 de diciembre.

Commenter cet article