Una tensión continuada en Venezuela

Publié le par JoSeseSeko

Photos: EPA (gauche)/Reuteurs (droite)

Photos: EPA (gauche)/Reuteurs (droite)

A menos 8 millones de venezolanos votaron en la elección de una nueva Asemblea Constituyente, el 30 de julio pero esta participación muestra una fractura profunda en el país, con un Nicolás Maduro impopular, una economía en crisis y varios momentos de violencia.

"Maduro consume un autogolpe en Venezuela" titula el periódico español El País (enlace n°1), después el anuncio de los resultados de la elección de la Asemblea Constituyente en Venezuela, el domingo 30 de julio. Según el consejo nacional electoral, más de 8 millones de venezolanos votaron para establecer esta Constituyente, lo que representa una participación de cerca de un 41,5% del censo (enlace n°2). Una cifra que la oposición no reconoce. Ella estima que el 12% de los electores venezolanos han votado. En todo caso, la abstención es mayoritaria, como se pudo ver en Francia durante las elecciones generales en junio pasado, y debilita tan el gobierno del presidente Nicolás Maduro que la oposición, que no triunfó en su operación de boicot total de la elección.

Una atmósfera de caos

El climate electoral en Venezuela da un sentimiento de caos general en este país latinoamericano. Desde varios meses, manifestaciones se han desarrollado en todo el país para obtener un referéndum revocatorio hacia Maduro, como lo permite la Constitución de 1999, establecida por Hugo Chávez, y la organización de la Asemblea Constituyente es considerada como una provocación, sobre todo porque desde 2015, la Asemblea nacional se compone en mayoría de la oposición. Entonces, esta última acusa a Maduro de reforzar su poder con una modificación de la Constitución. Las manifestaciones se acompañan de violencia que alcanza un paroxismo estos últimos días con los asesinatos de candidatos a la Constituyente el 28 de julio o un ataque contra la guardia nacional bolivariana el día de la elección. Pero, según el periódico español Público (enlace n°3), los medios españoles no hablan de eso, preferiendo hablar de represión del poder venezolano porque las ideas del Partido socialista unido de Venezuela están opuestas a ells de esos medios. Por fin, países como los Estados Unidos, Argentina, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica o España no recononcen la Constituyente.

¿Comó esta situación de crisis general es posible? Al principio, es una crisis económica. Durante la presidencia de Chávez, Venezuela se contenta de la renta petrolea, que Chávez utilizó para financiar varios programas sociales que permitieron a la población venezolana un mejor acceso a la consumción y una reducción de las desigualdades. Hasta el punto que Venezuela, al fin de los años 2000, fue el país menos desigual de América Latina. Pero, como el precio del barril de petróleo es cerca de 50 dólares ahora cuando era más de 110 dólares en junio de 2014, la herencia de Chávez es difícil para Maduro. Pero el actual presidente venezolano no lucha contra la dependencia del petróleo en diversificando la actividad económica. En contrario, el petróleo queda demasiado importante para Venezuela, sobre todo para su comercio exterior. Hace falta añadir una huida de los capitales que provocan una crisis de cambio por el bolivar, luego un ciclo inflacionista importante. Así, toda la economía venezolana es fragilizada y se traslada en una división en el país, entre los chavistas que querien defender lo que hicieron Chávez y Maduro, aunque Maduro haga empeorado las cosas al no rectificar las errores de Chávez, y la oposición de derecha, pro-estadounidense, que quiere volver al poder por la primera vez desde la primera elección de Chávez como presidente de Venezuela, en 1998. Si los chavistas esperan seguir su experiencia al poder, tienen que escuchar a su izquierda, que querría hacerse oír. Sino, se puede decir que el camino hacia la dictadura no es muy lejos.

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article