Adios Fidel Castro

Publié le par JoSeseSeko

Foto: STIG NILSSON / AFP

Foto: STIG NILSSON / AFP

Fidel Castro se apagó, la perjudica del 25 al 26 de noviembre, a la edad de 90 años.  El "Líder Máximo" va a permanecer en la historia un símbolo de la guerra fría, con contrastes sorprendentes sobre la cuestión de los derechos de hombre y de la política internacional.

Era "uno de los últimos gigantes del siglo 20" titula el periódico francófono Jeune Afrique (cf lazo n°1). También era uno de los jefes de Estado los más expuestos a tentativas de asesinato (638 exactamente), según el periódico suizo Le Matin, y finalmente es la edad que lo cogió. Fidel Castro murió por la noche del 25 al 26 de noviembre, según un comunicado de Raúl Castro, hermano del difunto y presidente actual de Cuba desde el 2008. De edad de 90 años, el "Líder Máximo" se señala el fin de una época, el de la guerra fría.

Del abocado al revolucionario

El trayecto del joven Fidel Castro no parecía destinarlo a ser un revolucionario que tomaría el poder manu militari. Al contrario, se inscribía en un marco más legalista. Hijo de un inmigrante español, educado entre los jesuitas, Castro se había destinado hacia el derecho, ejerciendo el oficio de abogado, con un talento oratorio que le sirvió más tarde, en su vida política. El joven Castro era más bien centro-izquierdo en Cuba estrechamente atado a los Estados Unidos - los jefes cubanos de Estado que teme más perder el apoyo de Washington dónde de tener la población en espalda -. El golpe de Estado de Fulgencio Batista en 1952, permitiendo a este último en repetir el poder, rebeló a Castro, del que lo pide enviar Batista a juicio fue declarado inadmisible en 1953.

Por consiguiente, la lucha armada se impuso en el espíritu de Casto, tentando una rebelión el 26 de julio de 1953 en el cuartel de Moncada. Un fracaso que lo envió a prisión y después de una amnistía, el hermano Castro (Fidel y Raúl) escogió el exilio, encontrando a Enersto "Che” Guevara y preparando su vuelta armada para tomar el poder. En 1956, el Movimiento del 26 de julio tomó sitio en el centro de Cuba, en la Sierra Maestra y de por su popularidad, tiende a derribar el régimen de Batista. Ya que los Estados Unidos no veían esto de un mal ojo en la época. Después de más de dos años de combates, la rebelión se lo lleva y en 1959, Fidel Castro se hizo Primer ministro de Cuba, teniendo a su lado su hermano Raúl y Che Guevara.

El hombre de poder

A partir de allí, los Estados Unidos operan un cambio de opinión frente a Castro y sus ganas de nacionalizaciones de varios sectores económicos (industria, bancos), así como de una reforma agraria. Pero en 1959, Fidel Castro no fue atado al comunismo y no se reivindicaba como tal. Sin embargo, como algunos de sus allegados, particularmente Raúl Castro, fueron atados al Partido comunista cubano, el "Líder Máximo" operó una aproximación con los comunistas. Lo que interesó de buena gana AL URSS de Nikita Khrouchtchev de tener un aliado también cerca de los Estados Unidos, e hizo un esfuerzo Washington que quiere derribar a Castro, con desembarco fallado de la bahía de Cochinos en 1961. Un año más tarde, en octubre de 1962, Cuba fue el epicentro de la crisis más grande de la guerra fría, i.e la "crisis de los misiles", donde los estadounidenses descubrieron bases que permitían a lanzas-misiles soviéticas ser puestos sobre el suelo cubano y la intención de Moscú de enviarlo a Cuba. La guerra nuclear corría peligro de estallar, pero John Fitzgerald Kennedy consiguió a Khrouchtchev la anulación del envío de lanzas-misiles, a cambio de una promesa de no intentar más invadir la isla. Pero durante ese tiempo, Cuba sufre en reacción, un embargo estadounidense que todavía perdura hoy, hasta si tiende a ser vuelto a discutir con un recalentamiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, estos últimos años.

Hasta 2008, “El comandante” Castro encarnó Cuba al internacional, dirigiendo de una mano de hierro la isla con un principio al cual no quería apenas contravenir: Socialismo o muerte. Un poco como los revolucionarios de 1793 chillón "libertad, igualdad, fraternidad o la muerte" (“liberté, égalité, fraternité ou la mort” en francés), en el sentido donde habría que sacrificarse por la causa que se defiende. Sin embargo, varios opositores Castro señalan un enriquecimiento personal de Fidel desde su llegada al poder, con una práctica del nepotismo porque ciertos miembros de su familia, particularmente varios de sus hijos, fueron ministros o dirigentes de diferentes sociedades nacionalizadas. Un clan familiar que reina sobre Cuba, aunque Raúl Castro parece liberalizar la isla, con reformas estructurales progresivamente al atraer colocaciones, ciertos países como Francia, por ejemplo.

Un símbolo contrasto

Con la muerte de Castro, la hora vino para ver cuál símbolo representa en la historia. De un lado, justo la imagen del dictador que se enriquece sobre su pueblo, es relevada arriba, que tiene la cuerda, particularmente en los países occidentales. Una imagen a la cual hay que añadir la de un poder la que no soporta la menor contradicción, enviando a prisión de presos múltiples y políticos, entre las que muchos dejarán allí su vida (opositores políticos declarados, periodistas cubanos y extranjeros, sacerdotes, etc.), obligando a familias cubanas a exiliarse a los Estados Unidos (Florida a cerca de 200 kilómetros de las costas cubanas). Declaró también que Cuba había se hecho un estado "ateo" a pesar de una gran parte(partida) de la población atada al cristianismo católico, luego un racismo latente dado que la reforma agraria apenas gozó a los negros cubanos, los descendientes de esclavos.

Por el otro lado, el internacionalismo predicado por Castro, acoplado por su crítica del "imperialismo yanqui" le atrajo una simpatía sincera en el "Tercer mundo". Ejemplos, el apoyo militar de Cuba cerca del MLPA en Angola del 1975 al 1990 o cerca del ANC en África del Sur, frente al régimen de apartheid. Aquel de lo que Nelson Mandela jamás dejó de subrayar. Luego últimamente - aunque es más Raúl Castro - Cuba desempeña el papel de negociador en el proceso de paz en Colombia, entre el gobierno colombiano y las FARC. El régimen castrista registra otros éxitos en materia de educación, con un programa de alfabetización que es saludado por diferentes instancias internacionales, lo mismo que la política de salud que hace que los médicos cubanos son considerados entre los mejores en el mundo. Por fin, y es más polémico, a pesar del embargo siempre en sitio(plaza) en los Estados Unidos, y la elección de Donald Trump no podría apenas cambiar la cosa, el nivel de riqueza de los cubanos creyó desde los años 1960, hasta si hubo un descenso fuerte en los años 1990, vinculada a la caída del URSS (ver gráfico):

 

Por consiguiente, es demasiado fácil decir: o sea Castro es un monstruo, o sea Castro es un gran servidor de la humanidad. Es mucho más complejo. Dejemos el tiempo - Y los historiadores - hacer.

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article