Quizás una nueva falta de mayoría en España

Publié le par JoSeseSeko

Photo: Flickr/PSOE

Photo: Flickr/PSOE

El avance del partido vox, un partido de derecha muy conservador e incluso de extrema derecha, podría llevar a una coalición de derecha o a una nueva dificultad para encontrar una mayoría parlamentaria en España, tras unas elecciones anticipadas en las que el Partido Socialista Obrero Español de Pedro Sánchez, actual Presidente de Gobierno, podría encabezar la lista.

¿Seguirá siendo Pedro Sánchez el Presidente del Gobierno español? Esta es la cuestión que se planteará en las elecciones generales que se harán el domingo 28 de abril en España. El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en el poder desde junio de 2018, tras la votación de una moción de censura contra el gobierno conservador de Mariano rajoy, ha convocado elecciones anticipadas tras la negativa del Congreso de los Diputados - la cámara baja del parlamento español - a aprobar el proyecto de ley de finanzas del gobierno de 2019. El PSOE está previsto para salir a la cabeza según las encuestas a tomar con precaución, aprovechando sobre todo el descrédito del Partido Popular (PP) sumido en casos de corrupción porque en el frente económico, el crecimiento se ralentiza y la disminución de la tasa de desempleo sigue la misma tendencia (ver gráficos).

 
 

Resistencia

El PSOE bajo el liderazgo de Sánchez, procedente del ala izquierda del partido, frustra las ambiciones de podemos. En efecto, el partido de izquierda radical, encabezado por Pablo Iglesias, no consigue derrocar la hegemonía del PSOE a la izquierda, a pesar de que el PSOE se ha rectificado, como el conjunto de los partidos socialistas, socialdemócratas, laboristas europeos desde los años 80. Hay que añadir que las batallas internas han frenado la mecánica de podemos en los últimos tiempos, con la retirada de Íñigo errejón a raíz de la cuestión del mantenimiento de la alianza con la coalición Izquierda Unida, que la dirección de Podemos cree que puede hacer la sorpresa para estas elecciones (ver enlace n°1) y, posteriormente, un cuestionamiento del poder de Iglesias en el partido tras revelaciones sobre su patrimonio inmobiliario.

De hecho, el PSOE sigue una trayectoria algo similar a la del Partido Socialista Portugués o del Partido Laborista Británico. Es decir, operar más o menos una vuelta a la izquierda después de una recta que ha mostrado sus límites desde la crisis financiera de 2008, cuando el PSOE estaba en el poder con José Luiz Rodríguez Zapatero, que inició las políticas de austeridad que el PP perdiguió, a partir de 2011. Este giro a la izquierda del PSOE le permitió resistir mejor a los partidos o a las fuerzas políticas de su izquierda y mantener su hegemonía, donde un PASOK griego o un PS francés vieron fuerzas que los superaban y los marginaban, después de aplicar políticas similares a las del PSOE.

El avance de Vox

No obstante, España ha superado con éxito el bipartidismo que prevalecía desde la restauración de la monarquía y el establecimiento de una constitución democrática a finales de los años setenta. Si, hasta principios de los años 2010, tanto el PSOE como el PP representaban más del 80% de los votos, en los últimos años apenas el 60% de los votos. Esto hace que no haya una clara mayoría en España, como se demostró en las últimas elecciones generales de junio de 2016. Por primera vez en la historia de la España contemporánea, los dos partidos históricos de gobierno podrían tener menos del 50% de los votos. ¿Porqué? Porque están las presencias de podemos y de ciudadanos, que son partidos ya implantados en el paisaje político español, entre el 12 y el 15% de las intenciones de voto, intentando, cada uno a su lado, derrocar al partido histórico. Entonces un recién llegado hace un gran avance, es el partido Vox.

Este partido, fundado por disidentes del PP a mediados de los años 2010, ha adquirido importancia en los últimos meses con su avance en las elecciones en la comunidad autónoma de Andalucía, con el 10,97% de los votos y 12 escaños, Un acuerdo sin participación con Ciudadanos y el PP para que estos dos últimos partidos dirijan la comunidad autónoma, que ha sido un bastión del PSOE desde los años 80. Vox es considerado como un partido de extrema derecha, homofóbico, islamófobo, con una dosis de nostalgia de la dictadura de Franco, 80 años después del fin de la guerra civil española, conquistada por los golpistas nacionalistas contra los republicanos y los anarquistas, luego un partido centralizador, vociferando contra la descentralización y los partidos independentistas. En particular, los de Cataluña, donde la cuestión de la independencia sigue siendo tan apremiante como las tensiones entre Barcelona y Madrid, habida cuenta de la mayoría independentista de la comunidad autónoma. Así, se puede comprender por qué Sánchez estima que hay un riesgo para España si Ciudadanos, el PP y Vox encuentran un acuerdo si han la posibilidad de formar una coalición gobernamental (ver enlace n°2).

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article