Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Siempre ninguna mayoría en España

Publié le par JoSeseSeko

Photo: Capture d'écran El País

Photo: Capture d'écran El País

El Partido popular gano las elecciones generales del 26 de junio con 137 escaños, pero como en diciembre de 2015, debe encontrar un acuerdo con otros partidos para formar una coalición gubernamental. Aliado con Izquierda unida, Podemos no tiene éxito a superar el Partido socialista obrero español.

“¿Cómo afectará el ‘Brexit’ al 26-J?”, se pidió El País, en consecuencia de los resultados del referéndum británico, el viernes, 24 de junio. Hay que decir que este voto más allá de la Mancha eclipsó el vencimiento electoral, que promete ser ceñido en este lado de los Pirineos. Lo cierto es que la izquierda radical española saluda la victoria del campo de la salida del Reino unido de la Unión Europea, particularmente en el Parlamento europeo. Y esto motiva de buena gana este componente de la clase política que convence a los electores españoles que hay que votar por ella.

No sorpasso en la izquierda

Una de las puestas de estas elecciones es saber si la relación de fuerza al nivel de la izquierda española va a conocer una modificación inédita. El Partido socialista obrero español (PSOE) de Pedro Sánchez podía perder la hegemonía que tenía en la izquierda española, por primera vez desde las elecciones de 1977, preparando la Constitución monárquica de 1978. Y esto por la razón siguiente: la coalición de izquierda radical Izquierda unida (IU) de Alberto Garzón y el joven ido Podemos de Pablo Iglesias decidió hacer una alianza titulada Unidos podemos (UP), funcionaria desde el 13 de mayo de 2016. En todos los sondeos realizados desde su existencia oficial, esta alianza de la izquierda radical ampliamente es delante del PSOE, que es acantonado en los alrededores del 20 % de las intenciones de voto.

Finalmente, los sondeos pesadamente se equivocaron y que el PSOE se mantiene delante de UP, con 22,8 % de las voces y 85 asientos, contra el 21,2 % y 71 elegidos para UP. Lo que es el mismo número de diputados para esta coalición en el momento de su formación. En la dirección de Podemos, esta derrota electoral – podemos decirlo – puede crear una crisis interna porque Pablo Iglesias defendió la estrategia de alianza con IU, y partidos regionalistas vascos, catalanes, galicianos.

Confirmación de una era nueva
Aunque UP falló en su objetivo de ser la primera fuerza de izquierda en España, confirma un cambio profundo en la vida política española. Hasta las elecciones europeas de 2014, el PP y el PSOE les atraían dos más de 80 % de las voces en todas las elecciones desde el restablecimiento de la monarquía. Un bipartidismo que parece estar vivido porque sobre estos dos últimos años, dos partidos vienen para revolver esta orden establecida.

El primero es Podemos. Fundado por Pablo Iglesias, entre otras cosas, con ocasión de las elecciones europeas de 2014, se quiere ser la expresión política del movimiento de los Indignados del 15 de mayo de 2011, habiendo ocupado durante meses a Puerta del Sol, a Madrid, manifestando una envidia(ganas) profunda en la juventud española de acabarlo con bipartidismo PPSOE (equivalente de un “UMPS” hispánico), en crisis económica plena, acoplada por una política de austeridad llevada por ambos partidos dominantes. Pero ciertos intelectuales a la izquierda, le reprochan a Iglesias y sus amigos por actuar como sus compañeros griegos de Syriza, que una vez al poder, no pararon la austeridad y como el partido griego, el Podemos no cuenta con volver a discutir el euro.

El segundo partido que juega al alto nivel ahora, es Ciudadanos (C’s) de Albert Rivera. Aunque existe desde el 2006, quedaba acantonado en la comunidad autónoma de Cataluña, pero desde el 2015, envía candidaturas al nivel nacional. Es un partido de centro-derecho, pro europeo y sobre todo unionista al nivel local, mientras que las reivindicaciones independentistas cobraron la importancia en Cataluña estos últimos años. En diciembre de 2015, consigue hacer elegir a 40 diputados. Seis meses más tarde, C’s sufrió un retroceso neto con 12,9 % de las voces y 32 diputados.

No de gran cambio

Con esta nueva da política, las elecciones legislativas se vuelven apretadas. Las del 20-D de 2015, las primeras desde el principio del reinado de Felipe VI, ninguna mayoría pudo salir de eso. ¡La primera en la historia del país! En efecto, el PP y el PSOE perdieron decenas de escaños, captados esencialmente por Podemos y Ciudadanos, obligando señores Rajoy y Sánchez a proponer un gobierno de coalición por lo menos con dos partidos, para gozar de una mayoría ancha y parlamentaria. Pero visto la negativa de Podemos y Ciudadanos, no de otra elección que de nuevas elecciones.

El único cambio es que el PP, vencedor de la elección, sube el nombre de sus diputados (137, 14 más que el diciembre pasado) y qué el PSOE, todavía en retroceso, pero queda el segundo partido político sólido. Esto parece mal partido para encontrar una mayoría parlamentaria, y formar así un nuevo gobierno en España. La sola coalición ancha posible es la entre ambos partidos dominantes de la vida política española. La expresión de un PPSOE sin embargo debilitado electoralmente.

Un cansancio aumentado
Sin embargo, la movilización en las urnas fija una abstención récord - más de 30 %. ¡Del jamás visto desde las elecciones de 1979! Prueba es de allí que ciertos españoles no esconden un cansancio de sus clases políticas y quieren sancionarlos. Saray y Dorian, hermano y hermana que se consideran "apolíticos", son más bien desengañados por la vida política española. " No me gusta ninguno de los que se presentan ", declara Dorian. " Me parecen todos iguales... Unos sinvergüenzas " encarece a Saray. Hay que decir que el PP de Sr. Rajoy es enviscado en asuntos múltiples de corrupción y de financiación oculta desde hace varios años, concerniendo a Sr. Rajoy mismo, así como el antiguo jefe de Gobierno José María Aznar.

El contexto económico de España no es tan convincente para sus habitantes. A pesar de un crecimiento económico importante (el +0,8 % por primer trimestre 2016 según el Instituto nacional de estadística) y una tasa de desempleo que baja, para estar en lo sucesivo al 21 % de la población activa, los españoles, particularmente los jóvenes, todavía pagan la crisis de los bienes inmuebles, acoplada a la de las subprimes en los Estados Unidos y en la crisis de las deudas soberanas en la Unión Europea. A punto que habría que posiblemente hablar de década perdida, dado que, en 2007, la tasa de paro española giraba alrededor del 8 % y dado que nueve años más tarde, el paro queda macizo en este país, y dado que la austeridad no arregló las cuentas públicas, con una deuda pública próxima del 100 % del Producto interior bruto mientras que era del 35,5 % del PIB en 2007.

Commenter cet article