Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Rajoy todavía jefe del Gobierno con la ayuda del PSOE

Publié le par JoSeseSeko

Photo: Sipa

Photo: Sipa

Con la abstención masiva de los diputados socialistas, sábado 29 de octubre, Mariano Rajoy es una nueva más jefe del Gobierno español. Eso confirma un bipartidismo dominante en la vida política española que es amenazado por nuevas fuerzas como Podemos o Ciudadanos, sobre todo por el Partido socialista obrero español que podría acelerar su declive, como otros partidos socialdemócratas en Europa que toleran un gobierno de derecha.

El partido es terminado. No hará nuevas elecciones generales que habrían las terceras en un año en España. El 29 de octubre de 2016, el Congreso aceptó la investidura de Mariano Rajoy, líder del Partido popular (PP, derecha) como presidente del Gobierno. Con 170 voces a favor, 111 en contra y sobre todo 69 abstenciones o ausencias, la cámara baja de las Cortes permite la formación de un gobierno conservador y Rajoy puede decir gracias a los socialistas.

Un bipartidismo concreto

La absención que autoriza este gobierno minoritario en realidad, proviene del Partido socialista obrero español (PSOE, centro-izquierda; izquierda). Los socialistas se estaban divididos sobre la estrategía de absención o de oposición completa, para proponer un gobierno, con Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, según la Consitución de 1978. Pero Sánchez no quiere que sus camaradas se abstienen si Rajoy presenta su proyecto de gobierno, pero la alla derecha del PSOE, que se compone de los "barones locales", se opone a su líder, que dimitió al principio de octubre. Y el 23 de octubre, los dirigentes del PSOE votaron la abstención y los diputado tuverion que aplicarla. Pero 15 elegidos socialistas rechazan el orden y han votado en contra la investidura de Rajoy.

Al final, esta abstención muestra a los españoles y a las personas que siguen la actualidad española que el bipartidismo es concreto, es decir, el PPSOE (como el UMPS en Francia). Ambos partidos dominantes de la clase política española desde el volver de la monarquía, con Juan Carlos I de Borbón y Borbón (1975), están en dificuldades desde la crisis económica de 2008 o implicados en casos de corrupción - sobre todo el PP de Rajoy -. Y las elecciones generales de diciembre de 2015 o de junio de 2016 confirman la presencia de nuevas fuerzas políticas, como Podemos (izquierda; izquierda radical) y Ciudadanos (centro-derecha), que amenazan el PPSOE, cuyo una parte creciente de la población no quiere más verlos en las Cortes.

El declive del PSOE

En aplicar la abstención, el PSOE acelera una trayectoría de declive electoral. Muchos electadores pueden comprender este hecho como una compromisión, incluso una traición de las valores socialistas o al menos socialdemócratas que debería defender el PSOE. Pero, como otro partidos socialistas o socialdemócratas europeos, el PSOE se casó con el socialiberalismo desde los años 1980, rechazando lo más frecuentemente posible una alianza electoral con partidos en su izquierda. Por ejemplo, el SPD alemán prefiere organizar una gran coalición con la CDU, que es superior electoralmente, aunque una mayoría de izquierda con los Verdes alemanes (Die Grünen) y la izquierda (Die Linke) era posible, como en las elecciones federales de 2013. En consequencia, el SPD pierde electadores de manera constante esos últimos años. Otro ejemplo histórico, el PASOK. Antes de la crisis económica, este partido socialdemócrata (traduzca por social liberal, queridos lectores) dominó la izquierda griega. En aceptar los varios planes de austeridad y la participación a una coalición pro-austeridad, el PASOK se desacreditó y permitió la emergencia de Syriza. En el futuro, Podemos podría hacer el "sorpasso" y eso sería perfectamente lógico.

La actitud del PSOE interesa, con preocupación, otros partidos socialdemócratas. En particular, el PS francés. Al poder desde 2012, el PS ha perdido todas las elecciones locales que tuvieron lugar entre las elecciones presidenciales y legislativas de 2012 y ellas de 2017. La orientación social liberal llevada a cabo por François Hollande y su Primer ministro Manuel Valls, está en oposición con las declaraciones de Hollande durante la campaña electoral y la voluntad de los electadores franceses en aquel momento. Entonces, si el PSOE desliza hacia el abismo, el PS francés conocerá el mismo camino.

Commenter cet article