Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

¿Una coalición necesaria? Quizás

Publié le par JoSeseSeko

Photo: Capture d'écran RTVE

Photo: Capture d'écran RTVE

Con 123 escaños, el Partido popular es en cabeza pero tiene que encontrar un aliado de circunstancia para formar un gobierno largo y estable. Los partidos independentistas en varias comunidades autónomas cayeron electoralmente a causa de la emergencia de Podemos y Ciudadanos.

¡Elecciones históricas! Domingo 20 de diciembre, los españoles, partidos votar en masa - 73,2% de participación según datos del ministerio del Interior contra 69% en 2011 -, desearon hacer inscribir su país en una nueva etapa de su historia con las elecciones generales, sabiendo que son las primeras durante el reino de Felipe VI, que sucedió a su padre, Juan Carlos, en junio de 2014.

No mayoría clara

El Partido popular (PP), de Primer Ministro Mariano Rajoy, suerte en cabeza, delante del Partido socialista trabajador español (PSOE), Podemos y Ciudadanos. Sin embargo, este partido conservador que tenía la mayoría por sí solo en 2011 (186 escaños), no ha podido elegir este domingo sino 123. ¡Un retroceso de más de un tercio! Obstruyendo ya que la mayoría absoluta en la Cámara Baja de Cortes es de 176 escaños. Aunque algunos españoles votaron por un partido que jugó sobre una recuperación económica real, la mayoría de los electores sancionó una política de austeridad que no probó en gran parte su eficacia ante el desempleo, a la pobreza, a desigualdades.

Será necesario una coalición al poder. Ahora bien, tal como son los resultados, el PP no puede formar una mayoría sino con el PSOE, lo que sería la prueba que el bipartidismo tradicional tomó un gran golpe y que pretende sobrevivir. Pero al añadir a los cargos electos PP a los del PSOE (90), esta clase de coalición tendría una mayoría sólida de 213 asientos. Una situación similar al de Alemania entre 2005 y 2009 luego desde 2013.

Podemos en fuerza

El partido Podemos se afirma como la tercera fuerza política española, con 69 diputados bajo su nombre, o el de aliados en varias comunidades autónomas (Cataluña, Comunidad Valenciana). Una hazaña para Pablo Iglesias y sus camaradas ante sondeos que indicaban una dinámica decreciente, debido a los vínculos de Podemos con el partido Syriza en Grecia, y la evolución de este último durante el año 2015, en particular desde el verano. Sin embargo, Podemos puede lamentar no haber llegado a sobrepasar el PSOE, probando cuánto España tiene estructuras políticas diferentes de las de Grecia. Realmente, contrariamente al Pasok, los socialistas españoles consiguieron resistir a su izquierda y limitan bien la fractura, sólo perdiendo 20 escaños con relación a 2011. De ahí la posibilidad de coalición con el PP que no debe excluirse. Además Podemos, a pesar de su recentrado político, tal como ocurre con su aliado griego, consiguió principalmente atrapar voces habitualmente vueltas hacia la Izquierda unida (IU). En efecto, esta coalición de izquierda radical, comunista y republicana, es perdedora durante estas elecciones ya que sobre los 11 diputados de 2011, sólo permanecerá dos bajo esta etiqueta.

Ciudadanos, el partido de centroderecha anticorrupción, presentado estos últimos meses según los sondeos como el futuro hacedor de rey después de la elección, por una posible alianza con el PP, tiene de que desilusionar vistas las urnas. Mientras que parecía ido para tener 60 a 80 diputados, el partido de Albert Rivera deberá satisfacerse con 40 cargos electos. Lo que se consagra ya uno resultado dado que era la primera vez que se presentaba sobre el conjunto del país, confinándose hasta ahora de participar de las elecciones solamente en Cataluña, porque se fundó en Barcelona, en 2006.

Un independantismo debilitado

Una de las enseñanzas más fuertes de estas elecciones es el retroceso masivo con las voces y los escaños para los partidos independentistas. El País Vasco es un ejemplo sorprendente puesto que en 2011, los partidos independentistas (Euzko Alderdi Jeltzalea-Partido Nacionalista Vasco y Euskal Herria Bildu) controlaban 11 de los 18 asientos atribuidos al Congreso para esta comunidad autónoma, contra 8 este domingo. Similar en Cataluña, con algunos matices puesto que los partidos independentistas catalanes - Democràcia y Llibertat y Esquerra Republicana - consiguieron elegir a 17 cargos electos, contra 19 hace cuatro años. Y el uno con el otro, es la izquierda catalana independentista que aún más se plebiscita que la derecha independentista, aunque es este último que dirige a la comunidad autónoma y que cruza el hierro con Madrid desde hace varios años sobre la cuestión de la independencia de Cataluña, con referéndums rechazados por el poder central.

Impedido él, los movimientos independentistas, en particular, los de izquierda, perdieron plumas durante estas elecciones. Y es vinculado a Podemos. Debido a alianzas con partidos locales, Podemos supo reunir sobre su nombre, cortando la hierba bajo el pie de los independentistas de izquierda que se encuentran desarmados políticamente, en particular, en Cataluña, donde Podemos llegó a cabeza y Ciudadanos agrupó voces. Sin embargo, estas elecciones no solucionan los problemas para algunas comunidades autónomas deseosas de independencia, o como mínimo de mayor autonomía y será necesario observar cómo la composición del futuro Gobierno se percibirá en Madrid o Barcelona.

Commenter cet article