Una curva a derecha para Argentina

Publié le par JoSeseSeko

Photo: Prensa Pro

Photo: Prensa Pro

Con la victoria de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales, Argentina parece dejar atrás el kirchnerismo y dar una señal para los liberales-conservadores latinoamericanos. Quizás el principio de un desquite contra los socialdemócratas o socialistas.

Por un momento, puedo olvidar la actualidad francesa, enfocada sobre los atentados y las reacciones gobernamentales y políticas (estado de urgencia), en un contexto de elecciones regionales en diciembre, para concentrarme a propósito de las elecciones en Argentina. El domingo 22 de noviembre de 2015, Mauricio Macri, candidato de la coalición de derecha "Cambiemos" fue elegido con 51,4% de las voces a 48,6% para Daniel Scioli, del Frente para la Victoria, la coalición de centro-izquierda o de izquierda peronista que gobernó desde 2003 hasta ahora con los Kirchner (Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández de Kirchner).

Fin del kirchnerismo

Esta corta victoria - cerca de 700.000 voces de desviación entre los dos candidatos en la segunda vuelta sobre los 25 millones de electores que votarón - es una culminación para Macri. Hijo de un empresario italiano burgués, Macri es muy conocido como presidente del club de fútbol de Boca Juniors (Buenos Aires) desde 1995 hasta 2007. Durante esta presidencia, el club se forjó un palmarés envidiable al nivel nacional e internacional (4 Copas Libertadores). Antes de su elección como presidente de la Nación, Macri fue el jefe de gobierno de Buenos Aires (equivalente al alcade) desde 2007.

La victoria de Macri marcó el fin de un ciclo para Argentina. El fin del kirchnerismo. Los Kirchner fueron elegidos después la crisis de 2001, marcada por una recesión, una limitación de retiradas bancarias (corralito). Pero, el banco central tuvo que devaluar el peso argentino para dar competitividad a las empresas y el poder, que conoció muchos cambios (5 presidentes en un año), debió acceptar una cesación de pago para restructurar su deuda pública en 2003. Néstor y Cristina conocieron un periodo de crecimiento fuerte pero desde 2014, la cuestión de la deuda pública volvió a causa de los fondos buitre, que no acceptaron el acuerdo de restructuración de 2003, emplomando el último mandato de Sra Kirchner. Y aunque una victoria corta en las elecciones generales de 2013, el campo kirchnerista creyó a la victoria, con Daniel Scioli, antiguo vicepresidente durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Volver de la derecha

Estas elecciones muestran que la derecha vuelve al poder, por la primera vez desde los años 1990 y la política liberal de Carlos Menem. Y sobre todo, Argentina es la segunda potencia de América del Sur. Una señal positiva para los liberales-conservadores en este parte del mundo que han conocido múltiples derrotas electorales en la mayoría de los países del subcontinente desde el principio del siglo XXI. Por otra parte, el nuevo presidente invitó a Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, líder de la oposición en Venezuela, encarcelado desde septembre de 2015, después de su condamnación por la justicia venezolana. Una manera de poner la presión sobre Nicolás Maduro, presidente desde 2013, que no llega al tobillo de su predecesor, Hugo Chávez. Y esto porque habrá elecciones generales en Venezuela el 6 de diciembre. Entonces, Macri amenaza Venezuela de expulsarle del Mercosur con la "cláusula democrática".

La victoria de Macri es muy simbólica porque Argentina fue "un país clave en los años dorados de la izquierda latinoamericana" según el periodíco español El País. En la cumbre de las Américas en Mar del Plata en noviembre de 2005, Kirchner, Chávez y Lula da Silva (presidente de Brasil en aquella época) rechazaron el proyecto estadounidense de Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que defendió George W. Bush. Un proyecto perfectamente ultraliberal, en la descendencia del Tradado de Libre Comercio de América del Norte (Estados Unidos, Canada, México). La derecha latinoamericana es desde siempre al servicio de los intereses de los yanquis, o más precisamente, los intereses de la clase burguesa estadounidense, contra el proletariado continental. Esto no sería sorprendente que Macri reactiva negociaciones para establecer el ALCA o otro acuerdos de libre comercio con los EE UU y Unión Europea. Además, el nuevo presidente pondrá un plan de privatizaciones de las empresas que fueron nacionalizadas durante el kirchnerismo (Repsol YFP).

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article